Génesis de la Primera Guerra Mundial – Una perspectiva profética

Comparte este post

Existe una carta de santa Gema está fechada el 13 de octubre de 1901, y la dirige, por mandato del Cielo, al que sería su director espiritual, el P. Germán de san Estanislao. En ella se profetiza el comienzo de la Primera Guerra Mundial como consecuencia de los graves pecados de la humanidad.

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/vhosts/lacriptadejohndee.es/httpdocs/wp-content/plugins/epic-ad/includes/helper.php on line 110

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/vhosts/lacriptadejohndee.es/httpdocs/wp-content/plugins/epic-ad/includes/helper.php on line 110

LA PROFECÍA DE SANTA GEMA GALGANI SOBRE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

INTRODUCCIÓN

Existe una carta de santa Gema está fechada el 13 de octubre de 1901, y la dirige, por mandato del Cielo, al que sería su director espiritual, el P. Germán de san Estanislao. En ella se profetiza el comienzo de la Primera Guerra Mundial como consecuencia de los graves pecados de la humanidad.

Esto se puede creer o no, y cada cual le dará la credibilidad que le dicte su conciencia. Las personas religiosas creerán en el valor de la profecía, y las no religiosas dirán que es un cuento chino y que las guerras, revoluciones y otros acontecimientos históricos se deben a la dialéctica del materialismo histórico.

Lo cierto es que la Primera Guerra Mundial no tiene mucho sentido histórico. Pero tuvo nefastas consecuencias para Europa.

 

Documento histórico: Carta de santa Gema Galgani.

Padre mío: no puede imaginarse la de veces es que en estos días habré tomado la pluma en la mano para escribirle. Me parece que son muchas las cosas que tengo que decirle, pero siento tal repugnancia en decirlas, que no se lo puede figurar. Y hace más de diez días, padre mío, que he recibido que Jesús el mandato de decirle estas cosas que quiero decirle, pero que ni aún a Jesús obedezco.

Antes de todo he pedido a las muchas almas buenas que rezasen a Jesús, para que Jesús antes que nada me diese fuerzas para escribir cosas que tanta repugnancia me causan; luego, que preparase el corazón de mi padre (si es verdaderamente Jesús) para que esté dispuesto a contentar al Corazón Sacratísimo de mi Jesús, y a darle la satisfacción que este Corazón tanto demanda; además… oh, padre, padre, ahora mismo es tal mi repugnancia, que me parece imposible seguir adelante. Acabo de estar con monseñor, que me ha dado permiso para escribirle con toda libertad…

No sé por dónde empezar pero Jesús me ayudará. Hace varios días que después de la Sagrada Comunión Se deja sentir de tal manera que apenas puedo resistirlo, y me siento morir; me habla de ciertas cosas, que ha sido necesario toda la buena voluntad de Jesús para hacérmelas entender. Hará unos diez días que, apenas recibido, me hizo esta pregunta: “Dime, hija, ¿me amas mucho?”… ¿Y que responder a esto, padre mío?… El corazón respondió con sus palpitaciones. “Y si me amas -añadió-, ¿harás cuanto Yo quiero?”… También a esto el corazón respondió, manifestando el deseo que tenía. “Es un negocio importante, hija mía: tienes que comunicar cosas grandes a tu director”… A lo que, padre mío, respondí con estas palabras: “¡Oh, Jesús! –le dije- por caridad: no mandéis que vaya a monseñor; ya sabéis bien, ¡oh, buen Jesús! que éste no hace caso de las cosas de mi fantasía”. Y Jesús entonces: “No, no; quiero que te dirijas a tu padre (su director espiritual el P. Germán). Espero que él ha de dar a mi Corazón la satisfacción que deseo”.

Y me parece que siguió diciendo: “Hija mía –exclamó suspirando- ¡cuánta ingratitud y malicia hay en el mundo! Los pecadores siguen viviendo en la pertinaz obstinación de sus pecados. Mi Padre no les puede tolerar por más tiempo. Las almas viles y flacas no se hacen ninguna violencia para vencer la carne. Las almas afligidas se amedrentan y desesperan. Las almas fervorosas poco a poco van cayendo en la tibieza. Los ministros de mi santuario…” Al decir estas palabras Jesús se paró, y luego prosiguió: “A ellos a quienes he confiado la continuación de la obra de la Redención…” Jesús se volvió a callar de nuevo… “A esos tampoco mi Padre puede tolerarlos ya. Yo les doy continuamente luz y fuerza, pero ellos… Ellos, a quienes yo he tratado siempre con particular predilección; ellos, a los que siempre he mirado como a la pupila de mis ojos”… Jesús se volvió a callar y suspiró. “Constantemente, sólo recibo de las criaturas ingratitud y malos tratos; la indiferencia va cada día en aumento, nadie se arrepiente. Y Yo, en cambio, desde el cielo, no hago sino dispensar gracias y favores a todas las criaturas; luz y vida a la Iglesia; virtud y poder a quien la dirige; sabiduría a los encargados de ilustrar a las almas envueltas en tinieblas; constancia y fortaleza a las que deben seguirme; gracias de todas clases a cuantos justos y aún pecadores yacen escondidos en sus antos tenebrosos; hasta allá dentro hago yo llegarles mi Luz, allí les enternezco y hago lo posible para convertirles… Más ellos… ¿Cuál es el fruto de mis afanes? ¿Qué correspondencia hallo en las criaturas por mí tan amadas? Al ver lo que veo, me siento traspar de nuevo el corazón”… ¡Oh Jesús! Pero vayamos adelante, padre mío… “Nadie se cuida ya de Mi amor; Mi corazón está olvidado, como si nada hubiese hecho por su amor, como si nada hubiera padecido por ellos, como si de todos fuera desconocido. Mi corazón está siempre triste. Solo Me hallo casi siempre en las iglesias, y si muchos se reúnen, lo hacen con motivos bien distintos de los que Yo quisiera; y así tengo que sufrir viendo a mi Iglesia convertida en teatro de diversiones; veo que muchos, con semblante hipócrita, me traicionan con comuniones sacrílegas”…

Jesús habría continuado, pero yo me vi obligada a exclamar: “Jesús, Jesús, yo no puedo más!… ¡Si pudiese!…”

Jesús estaba conmovido; se paró un poco, y luego prosiguió dulcemente: “Hija, tengo necesidad de almas que Me consuelen, cuando son tantas las que Me disgustan. Tengo necesidad de víctimas, pero víctimas de verdad. Para calmar la ira divina y justa de mi Padre celestial, necesito almas que con sus padecimientos, tribulaciones y asperezas, satisfagan por los pecadores y los ingratos. ¡Oh, si pudiera hacer comprender a todos cuan irritado está mi divino Padre contra el mundo!… Nada hay capaz de contenerlo. Esta preparando un castigo terrible para todo el género humano.¡Cuántas veces he tratado de calmarlo! La vista de mi cruz y mis padecimientos no son ya bastante a contenerlo. Muchas veces Le he calmado presentándole un grupo de almas escogidas, de víctimas heróicas. Sus penitencias, sus asperezas y sus actos heróicos Le han aplacado. También ahora para aplacarlo Le he presentado alguna de estas almas, pero Él me dice: “ No, no puedo más.” Y es que estas almas, hija mía, no pueden bastar para tanto. Son pocas.”

Se me ocurrió entonces preguntarle: “¿Y cuales son esas almas?” A lo que Jesús: “Las hijas de mi Pasión.” Quedé asombrada, porque yo pensaba si serían las sepultadas vivas, por ser las más escondidas. Jesús continuó. “Si supieras, hija mía, cuántas veces he visto calmarse a mi Padre, presentándole estas almas!.. pero ahora son muy pocas, no son suficientes.”

Yo callaba: “Hija mía –me dijo- escribe inmediatamente a tu padre y dile que vaya a Roma, que exponga este deseo mío al Santo Padre, que le diga que un gran castigo amenaza al mundo, y que necesito víctimas. Mi padre celestial está sobremanera indignado. Yo os aseguro que si dan a mi corazon la satisfacción de hacer aquí en Luca una nueva fundación de religiosas Pasionistas, aumentando así el número de estas almas, las presentaré a mi Padre, y Él se aplacará. Dile que éstas son mis palabras, y que será el último aviso que Yo le doy, habiendo manifestado sobradamente mi voluntad. Di a tu padre que me de esta satisfacción.”

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Cuando los historiadores tratan de comprender la primera guerra mundial enfrentan insondables interrogantes: ¿por qué se desató tamaña violencia? No hay una causa real, comprensible, de tal despliegue de horror.

En la primera guerra mundial lucharon europeos contra europeos, cristianos contra cristianos. Fue una guerra civil europea. No había división ideológica ni cultural como en la segunda guerra mundial. Tuvo un comienzo absurdo, un desarrollo absurdo y un final absurdo. Alemania fue derrotada por una crisis de suministros cuando casi tenía la guerra, al menos empatada.

La guerra empezó con un atentado, obra de un terrorista. Un hecho aislado, pero que en el colmo de los absurdos desató una cadena de alianzas y contra-alianzas  que desembocaron en la guerra.

Y es más, tal despliegue de barbarie no fue sino causa de la siguiente guerra mundial. Un horror, por tanto, que traería como consecuencia, un horror mayor. Además la revolución rusa y el comunismo fueron el otro hijo bastardo de esta guerra, cuyos horrores aún padece media humanidad.

CONSECUENCIAS DE LA GUERRA

La primera guerra mundial fue una guerra terrible que se desató como nunca lo vieron los siglos, pero su efecto fue una guerra aún peor. La violencia desató violencias peores. Y si las antaño naciones cristianas combatieron con fuego y sangre, naciones ateas y antirreligiosas desataron el furor de los infiernos en los años posteriores a la gran guerra europea.

El resultado de todo ello fue la destrucción material y política de Europa, pero también su destrucción religiosa. El fruto de aquello fue un continente ateo, materialista, nihilista y desesperanzado; dominado por dos naciones extranjeras. Una semi-asiática y otra que viene del otro lado del océano. La antigua cristiandad sucumbe entre la opresión del socialismo ateo y el materialismo consumista. La pregunta que habría de hacerse hoy día es; si esto es cierto y la PGM fue un castigo por los pecados de la humanidad, ¿Qué clase de castigo vendrá por los pecados de hoy?. 

También te puede interesar...

Descubre el porqué de tu vida

Consulta mis servicios de Carta astral y Estudio numerológico que te ayudarán a conocerte en profundidad y descubrir porqué estás aquí y para qué.