Astromundial: profetizar en base a la astrología

INTRODUCCIÓN

La verdad es que siempre me ha interesado mucho este tema. La astromundial, también conocida como astrología mundial, no es otra cosa que utilizar la astrología para levantar cartas astrales de acontecimientos o países o zonas del mundo, para intentar predecir que puede pasar. Es decir, para profetizar. Para adivinar el futuro, vaya.

En otros post que he escrito en esta cripta, he afirmado que para saber de misterio hay que saber mucho de muchas cosas. La astromundial, es una disciplina a la que verdaderos expertos han dedicado media vida. Sólo a esto. Tienen mi admiración porque yo sería incapaz de dedicar media vida a casi nada. Es mejor dedicarla a casi todo. No es posible profundizar, es verdad, pero a cambio no te aburres.

TENDENCIAS 2021 SEGÚN LA ASTROMUNDIAL

Como tengo costumbre, voy a empezar por el final. He estado investigando un poco y parece que desde 2020 – 2021 en adelante y cuando digo en adelante, digo para los próximos 200 años, así que mas vale que nos vayamos acostumbrando, pues decía, que va a haber un notable cambio de paradigma para toda la humanidad.

Muchos de nosotros quizá ya han percibido ese cambio, y las tendencias y corrientes de fondo que nos arrastran por el sendero de la historia. Mi truco es el siguiente: hay que observar a los jóvenes, cómo piensan, viven y trabajan, cuál es su cultura, las cosas que les gustan, las que no, y ahí tendremos la clave de la sociedad del futuro. La astromundial simplemente nos adelanta el resultado final y nos ahorra hacer el trabajo de prospectiva con los milenials.

Este post tiene por objeto dejar constancia en base a la astromundial, cuál va a ser ese cambio de paradigma. La mayoría de nosotros ya intuye por donde van a ir los tiros. Actualmente, en todas las sociedades se está derrumbando toda forma de autoritarismo, de conservadurismo y de rigideces filosóficas, religiosas y políticas.

Fijaros en el hecho de que ya casi nadie usa corbata. No es un simple cambio en la moda. En mi empresa empezó desterrándose con la excusa de que hacía demasiado calor en verano para llevarla, pero es mentira. Realmente la corbata se percibe como algo antipático, “de jefe”, como una prenda muy marcadamente masculina y que impone distancia. 

Asistimos a una etapa en la que descartar las fuerzas oscuras inquisitoriales o las polarizaciones maniqueas de uno y otro bando. Donde la humanidad sea tan diversa como unida, donde todos nos respetemos y cooperemos en lugar de aprovecharnos como buitres los unos de los otros.

Donde sean tan valiosas las creencias de cualquier religión o cualquier credo mientras nadie atente contra nadie, donde da igual el país, la raza, la condición sexual, ser rico o pobre, ser de uno u otro equipo de fútbol…

Donde, en suma, en lugar de mirarnos como enemigos y con envidias, nos miremos como lo que todos somos, simplemente y llanamente humanos. Todos y cada uno con nuestras virtudes y defectos, pero humanos, es decir, seres compuestos por materia estelar y materia terrestre, en la misma proporción, que anhelamos una conexión más plena y auténtica.

Recordad que ciertos segmentos crecientes de población no soportan a Cristóbal Colón por autoritario y conquistador ¿quién lo diría hace unos pocos de años?. Por no hablar del feminismo radical que lo permea todo, y que ha surgido como reacción a una etapa anterior quizá mas autoritaria con la mujer.

La cuestión de las razas tampoco es ajena a este cambio de paradigma. Negros, amarillos, indios y demás gente “racializada” se oponen y enfrentan a los blancos como antiguos dominadores de aquellas razas. En la era de acuario no existe distinción alguna de razas, ni prevalencia de unas sobre otras.
Eso nos propone la Era de Acuario.

CONJUNCIÓN JÚPITER-SATURNO

¿Y cuáles son las condiciones astrológicas que propician este enorme cambio de paradigma?. Pues parece ser que una conjunción de Júpiter y Saturno que se ha producido durante el 2020 en el signo de Capricornio. Pero que fue exacta por última vez el 21 de diciembre del año 2020 en Acuario, días antes de empezar el año 2021, y estará operativa durante todo 2021.

Pero fijaros el alcance de este cambio:

La conjunción que se produce en 2020 es muy singular, porque, además de formar parte de ser una triple conjunción pues incluye a Plutón, se produce entre finales de Capricornio y primeros grados de Acuario, como marcando una clara y definitiva transición del Elemento Tierra al Elemento Aire, donde se formarán estas conjunciones de ahora en adelante.

Cada 800 años las series de conjunciones entre Saturno y Júpiter recorren todos los Elementos del Zodíaco (Fuego, Tierra, Aire y Agua), señalando grandes cambios de culturas y civilizaciones.

Pero cada 200 años, se dan una serie de conjunciones que transitan un solo Elemento (Fuego, Tierra, Aire o Agua), de modo tal que durante esos dos siglos hay una constante social.

En cambio, los más importantes paradigmas sociales, políticos y culturales cambian cuando la serie de conjunciones cambia al siguiente elemento, como está ocurriendo ahora. Y la conjunción del año 2020 es precisamente la que da comienzo a la serie de conjunciones Júpiter-Saturno de los próximos 200 años en el Elemento Aire. Algo que no solo marcará nuevos paradigmas sociales, culturales y políticos, sino que consolidará definitivamente la Era Acuario.

Es decir, que los planetas Saturno y Júpiter a partir de ahora van a tener conjunciones, es decir, en lenguaje llano, se van a juntar en un sector del zodíaco que es el de Acuario. Hay 12 signos zodiacales y el cielo al que miramos está dividido en 12 sectores de 30 grados cada uno. El anterior era el sector de Capricornio, signo muy diferente al de Acuario, casi opuestos. Acuario a pesar de su nombre, es un signo de aire y Capricornio es un signo de tierra. De hecho es el signo de tierra por excelencia.

Capricornio es la rigidez, la lentitud, la pesadez, la solidez, el conservadurismo, la falta de ligereza y de innovación. Y Acuario es todo lo contrario: es la ciencia, la libertad, la fraternidad, la liberación sexual y todo lo novedoso. Así pues aquí tenemos la motivación de un cambio de paradigma que ya se nos adelantó en la década de los 60 y que ahora nos engullirá como una ola de cambio irresistible.

Astrónomos detectan por primera vez la luz zodiacal que rodea otros sistemas estelares - RTVE.es

CUADRATURA URANO-SATURNO

Además de la conjunción Júpiter-Saturno cuyas  características acabamos de ver, tenemos una cuadratura en la que confluyen Urano con Saturno.

En astrología, llamamos aspectos a las posiciones relativas de dos astros en el cielo en un momento determinado. Por ejemplo cuando se levanta la carta natal de una persona, se calcula el aspectario de todos los astros y se establece un diagrama como el que sigue:

Por ejemplo podemos ver que en la intersección del sol con la luna hay un triángulo verde. Ese aspecto se llama trígono y es lo que los astrólogos llaman un aspecto armónico, es decir, positivo o de buen augurio.

El aspecto simbolizado con una estrella azul es un sextil que también es armónico. Por el contrario los aspectos cuadratura y oposición son inarmónicos y de mal augurio. Finalmente tenemos las conjunciones. A continuación tenemos un listado de lo que simbolizan los signos astrológicos que se usan actualmente:

En realidad aspectos hay muchos, se clasifican en menores y mayores, en orden a su importancia. A continuación dejo un cuadro resumen de todos los aspectos existentes. También hay que resaltar que los astrólogos profesionales dan una cierta holgura en los ángulos a la hora de definir un aspecto. Por ejemplo una cuadratura ocurre cuando dos astros están a 90 grados mas menos 8 grados. Esta holgura varía dependiendo del tipo de astrología que usemos.

Bueno, pues después de esta breve introducción a los aspectos, veamos que nos dice la astromundial con respecto a la cuadratura Urano-Saturno

Se trata de un ciclo un tanto esquizofrénico, como no podía ser de otro modo, tratándose del contacto entre un planeta rígido y conservador (Saturno) con otro revolucionario, innovador y sorprendente que no soporta las cosas tal y como están, que siempre quiere algo diferente (Urano). El planeta del cambio.

Representa el choque de lo conocido con lo que está por conocer; las políticas conservadoras con las innovadoras; las viejas con las nuevas generaciones; los viejos estamentos y modelos administrativos con las nuevas necesidades; los bancos tradicionales con las criptomonedas; la vieja burocracia con las modernas tecnologías; los periódicos y revistas en papel con las redes sociales…

Y estos contrastes o polaridades no serán fáciles de resolver, pero es momento de hacer un esfuerzo para ello. Los ciclos entre Saturno y Urano significan un
reto para aprender a combinar lo mejor de lo viejo con lo mejor de lo nuevo, a buscar un equilibrio entre lo que vale del pasado y las innovaciones necesarias. De lo contrario, se puede exacerbar la polarización y se puede caer en el error de apegarse en exceso a cosas que ya no tienen sentido o, por el contrario, querer romper con lo establecido a toda costa, para imponer algo nuevo a sangre y fuego.

UN EJEMPLO PRÁCTICO: LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS

La verdad es que no hay mucha información en internet sobre gente que se dedique a la Astromundial. Yo conozco un par de casos, y de ahí voy a extraer el material. La parte buena, de valor añadido de la astromundial, son los casos de análisis concreto. Y esos casos suelen estar en foros de debate o en determinados blogs.

Sucede además, que los dueños de estos foros donde hay cientos de casos y miles de páginas, los han cerrado y cobran un dinero para acceder a ellos. Para lo que tengo que explicar, en principio no me hace falta acceder a esos foros, aunque estoy tentado de explorarlos.

Todos nos preguntamos a estas alturas ¿ha tenido algún acierto la astromundial?. Pues a tener de lo visto, tendría que responder afirmativamente. Y además en un caso bien reciente. Hay un astrólogo especializado en esas cuestiones, que afirma haber predicho la pandemia de coronavirus 5 años antes de que ocurriera.

Efectivamente, su blog tienen una entrada de hace 5 años donde dice que habrá una pandemia. El hablaba de 2021. Realmente la pandemia se inició en 2020, pero pasó por un máximo en 2021 aunque ahora ya está de retirada. Se supone que a los largo de 2022 habrá ciertos rebrotes, pero ya menores y después de ellos, esta pandemia, desaparecerá.

Alguien desconfiado, haciendo de abogado del diablo, podría decir, hombre, los datos en un blog se pueden manipular, se puede cambiar la fecha de publicación y a posteriori decir que has hecho una predicción acertada. Algo entiendo de ese tema, y si bien es posible hacerlo, no es fácil manipular las fechas de un blog de WordPress. Se puede hacer, porque en informática se cumple eso de que “hecha la ley, hecha la trampa”, pero no es sencillo y puede descubrirse el engaño.

Mi crítica inicial no va por ese camino, que me da exactamente igual. La crítica que yo tengo que hacer a esa profecía viene del propio razonamiento del astrólogo al profetizar. Veamos lo que dice:

Cuando los planetas transitan sobre el grado 21 de los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio), se daban acontecimientos destacables a nivel internacional. Por ejemplo con Urano, se trataba de crisis económicas; y con Neptuno, aparecían en escena nuevas revoluciones.

Sentado esto, el astrólogo se pregunta si ocurriría algo parecido, por ejemplo, con el grado 21 de los signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis). Entonces  el astrólogo recordó que con Neptuno entrando en el signo de Piscis suelen darse epidemias, pandemias, etc. Por ejemplo hubo una relación entre “Neptuno y la gripe aviar”. Así que pensó en la posibilidad de que esto mismo pudiese darse también a los 21º de los signo mutables. Sólo quedaba hacer los cálculos retrospectivos y esto es lo que el astrólogo encontró, repito, 5 años antes del inicio de la pandemia de coronavirus

  • Neptuno a 21º de Sagitario, sobre el año 1980/81. Coincide, nada más y nada menos, que con la aparición del SIDA.
  • Sobre el año 1939/40, con Neptuno a 21º de Virgo se dieron varias epidemias de tifus, fruto de las precarias condiciones higiénicas durante la II Guerra Mundial, o durante la Guerra Civil Española.
  • Neptuno a 21º Géminis, sobre el año 1898/99, he encontrado alguna información sobre una pandemia de gripe. Pero sobre todo, fueron años especialmente duros durante la llamada tercera pandemia de peste, en países como la India.
  • Sobre el año 1856/57 Neptuno se encontraba a 21º Piscis. Ocurrió la tercera pandemia de peste. Y además, en el año 1856 se dio también la cuarta pandemia de cólera.
  • En el año 2021/22 volveremos a encontrar a Neptuno sobre el grado 21 del signo de Piscis. Recordad que estamos 5 años antes de la pandemia de coronavirus.

Las tres pandemias

Impresionante, ¿verdad?. El astrólogo finaliza su razonamiento diciendo que los 21º son importantes porque viene del uso de una rama de la astrología llamada astrología sideral, en contraposición a la astrología tropical mas utilizada en occidente. Bueno, esto lo dejo como información sin meterme en mas detalle, porque realmente no es esto lo importante. Lo importante es ver los puntos débiles del razonamiento.

El astrólogo parte de un hecho dado por bueno: Los tránsitos de los planetas a 21º de los signos cardinales producen grandes acontecimientos internacionales.

Esto ya en sí es algo sospechoso porque la astrología no es una ciencia experimental, sino que está sujeta a interpretaciones por parte de los astrólogos.

Luego continúa con una especie de falso razonamiento inductivo. Como es “verdad” que tránsitos a 21º por signos cardinales producen acontecimientos internacionales, ¿Qué ocurre cuando ese mismo tránsito se produce por signos mutables?. Pues que tenemos pandemias.

Vaya!, y ¿porqué pandemias y no volcanes?. Pues porque el astrólogo recordó que con Neptuno en Piscis a 21º se producían pandemias. Y para probarlo se hizo una lista de pandemias a toro pasado que coincidían con los dichosos 21º en signos mutables.

Esto no es un buen razonamiento. Ni siquiera es un razonamiento válido al 100%. Dame cualquier acontecimiento periódico como los tránsitos a 21º, el viento en Indonesia o la cotización del oro y esos se puede relacionar con la lista de pandemias. Dicho de otro modo. Yo ¿qué quiero predecir? ¿que se producen pandemias periódicamente?. Pues seguro que encuentro otro acontecimiento periódico con el que relacionar la aparición de pandemias. Es cuestión de un poco de paciencia y mucho Google.

Sin embargo, a pesar de no ser un razonamiento sólido, ha acertado (descartando un posible fraude). Y mira que es difícil acertar en una cuestión como esta. Se impone pues una doble cuestión:

  • ¿Se puede considerar a la astrología como una ciencia?
  • ¿son válidas las predicciones que hace la astrología?

VALIDEZ DE LA ASTROLOGÍA

Bueno, pues responder a esa doble cuestión, con el fin de establecer la validez o no de la astrología en general y la astromundial en particular, no es nada fácil. Yo como siempre, tengo una respuesta y creo que es correcta. El problema que tengo es si conseguiré hacerme entender. Veamos.

En primer lugar yo creo que la validez de la astromundial está ligada a la validez de la astrología. Al fin y al cabo, la astromundial es una rama de la astrología y utiliza los mismos principios y bases teóricas que la astrología.

Así, bastará demostrar que la astrología tiene una validez “suficientemente razonable”, para saber que la astromundial también tendrá esa validez suficientemente razonable.

Pensemos por un momento qué es en el fondo la astrología. Según sabemos, según nos dicen los expertos en la materia, los astrólogos, la astrología es capaz de hacer, a grandes rasgos, dos cosas:

  • Establecer el carácter de las personas
  • Predecir el futuro

Y esto, ¿en base a qué?. Pues muy simple. En base a la posición de los planetas y otros cuerpos celestes en relación a ese acontecimiento o persona que deseo estudiar o predecir el decurso de su destino.

Y esto ¿es una ciencia?. Pues así a priori, a simple vista, el cuerpo nos pide responder que no, que no es una ciencia. Pero si tuviera que parecerse a algo científico, ¿a que se parecería?. Pues muy fácil también. Tenemos planetas, es decir objetos con masa que se mueven periódicamente, cíclicamente, y además tenemos distancias y posiciones relativas entre esos planetas y las personas o cosas sobre las que teóricamente influyen.

Bueno, pues eso se parece mucho a la teoría de la gravitación universal de Isaac Newton. Que dice que un objeto con masa ejerce una influencia sobre otro objeto con masa directamente proporcional a las masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa. De hecho la teoría de la gravitación universal de Newton es la base de la astronomía que siempre se ha considerado una ciencia unida a, o derivada de, la astrología.

Por otra parte, un científico ortodoxo, se llevaría las manos a la cabeza con este tipo de analogías. Pero pensemos un momento y veremos que el científico ortodoxo sin el saberlo, también está utilizando el pensamiento mágico.

¿Qué quiere decir la frase “ejercer una influencia”?. Newton, en el lenguaje del siglo XVII utilizaba la palabra “solicitación”. Una masa “solicitaba” a la otra que se moviera. Así, a distancia, de forma invisible y sin mediar contacto alguno. Esto es simplemente magia.

Porque si yo toco algo, lo empujo, por ejemplo un libro depositado sobre una mesa, el libro se mueve como todo el mundo lo entiende, y lo ve con claridad, de forma clara y distinta como diría Descartes. Se ve así de claro porque estoy tocando el libro y el libro se muevo. Si dejo de empujar, si dejo de tocarlo, el libro se para. Esta es la noción aristotélica del moderno concepto de “fuerza”. Pero Newton nos dice que esa fuerza está ejercida a distancia sin mediar contacto alguno y además transmitida a velocidad infinita.

Esto no es que sea pensamiento mágico, es lo siguiente. Porque de hecho Newton no dio ningún mecanismo para entender esto. Y cambiar el nombre de solicitación a fuerza tampoco aclaraba mucho las cosas. Hubo de esperarse hasta entrado en siglo XX con Einstein que solucionó el problema de forma definitiva: los cuerpos no ejercen “fuerzas invisibles”, deforman el espacio que los circunda y los cuerpos atraídos, simplemente caen y ruedan por ese espacio deformado. Problema resuelto.

Un científico mucho mas inteligente ha tenido que venir a enmendarles la plana a otros que por desconocimiento, tenían un pensamiento mágico sobre la realidad de las cosas.

Luego no es descabellado pensar en absoluto que la masa de esos objetos tan grandes como los planetas ejerzan algún tipo de influencia sobre las personas, su carácter y su destino. Es razonable pensar así. ¿Es una consecuencia necesaria y obligada?. Pues no, pero también el concepto de fuerza gravitatoria es falso, y tardaron 300 años en caer en la cuenta de que no había tal fuerza sino deformación del espaciotiempo.

Entonces, por este razonamiento, creo que a la astrología hay que otorgarle, al menos el beneficio de la duda. Es mas que posible que tenga validez en muchos de sus postulados. El evidente acierto del caso anterior de la pandemia de coronavirus lo pone de manifiesto. Evidentemente, otro tema serán las infinitas interpretaciones particulares de los astrólogos, pero hay que reseñar que todos ellos están de acuerdo en las bases fundamentales.

El astrólogo que perdió la gracia del cielo (II) | Lo Fantástico

Además hay otro detalle de no menor importancia, y es el siguiente. La astrología no es que sea antigua, es antiquísima. Viejísima. Hay cartas astrales en Babilonia, Persia incluso en Egipto o en Sumeria. Además es universal, pertenece a todas las culturas. Hay astrología en China, en las culturas precolombinas y en otros pueblos y épocas.

Se han hecho cartas astrales incluso antes de inventarse la rueda. ¿Cómo es posible esto?. Si nuestros antepasados no hubieran detectado una serie de regularidades y patrones entre las cosas que les sucedían y la posición de los astros en el cielo, y esos patrones no hubieran sido creíbles y eficaces a la hora de predecir, la astrología nuca, jamás se hubiera desarrollado.

Hubiera sido un pasatiempo sin mayor trascendencia y se hubiera perdido en la noche de los tiempos. Para mí este hecho de la antigüedad de la astrología es algo fascinante y francamente incomprensible. A ver, comprendo y entiendo que nuestros antepasados se asomaran al cosmos, asombrados con lo que veían, y estuvieran dándole vueltas para encontrar una explicación. Pero derivar inmediatamente un sistema de adivinación, de establecimiento de la personalidad, de predicción del futuro, que además exige de complejos cálculos matemáticos, en gentes que apenas estaban saliendo del neolítico, me parece sencillamente asombroso.

Asombroso pero cierto como la vida misma. Como no es menos cierto que la invocación de muertos y espíritus es tan antigua por lo menos como la propia astrología. Se conocen tableros ouija o similares desde hace muchos cientos de años. Algo parecido podríamos decir del tarot cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. No deja de ser sorprendente para mi, que tres pilares básicos del esoterismo como el tarot, la ouija y la astrología, sean tan antiguos y estén tan presentes de una forma u otra en todas las civilizaciones de todos los tiempos y de todos los rincones de este planeta-purgatorio en el que habitamos.

Gustave Doré (Illustrations of Divine Comedy – Purgatory — Ilustraciones para La Divina Comedia – Purgatorio) | La divina comedia, Gustave dore, Comedia

¿Cómo es posible que se haya desarrollado la astrología en civilizaciones como la China y la occidental, que han estado separadas durante milenios?. Occidente no entró en contacto con China hasta los viajes de Marco Polo. ¿Cómo es posible que tuvieran un zodíaco con las mismas bases de cálculo, con signos, con elementos, con compatibilidades entre ellos, exactamente igual que el zodíaco occidental?. Hay algún tipo de verdad trascendente o arquetípica que se nos escapa en este tema, pero que está ahí, por eso ha sido, es y será un misterio.

¿Es la astrología una ciencia?.

Pues la astrología tiene algo de paradójico cuando tratamos de responder a la pregunta de si es una ciencia. Evidentemente, se trataría de una paraciencia, similar al estudio de las psicofonías. Una parte de ella puede llevarse a ser estudiada en laboratorio y otra parte no. Digo que es paradójico, porque para ser una paraciencia requiere de una gran capacidad de cálculo.

La astromundial es una variante de la astrología relativamente moderna porque para desarrollarse, es imprescindible que los prolijos cálculos astronómicos que hay que hacer para ver las predicciones, las concordancias, relaciones, etc , hay que utilizar un ordenador. Es casi obligado.

Levantar una carta astral es relativamente sencillo aunque lleva un trabajo y no deja de ser una foto estática del sujeto. Muy importante, eso sí, pero una foto fija al fin y al cabo. Para ver los llamados ciclos de la astromundial, que es la base de su desarrollo hay que calcular las posiciones de los astros en el cielo a lo largo de muchos meses o años. Hacer eso a mano es impensable. Y hacerlo siguiendo el curso de investigaciones particulares es directamente imposible. Hace falta, no solo un ordenador, sino software especialmente diseñado para tal fin.

No olvidemos que la astrología es una ciencia dinámica, es decir que a medida que los astros se mueven a través de la eclíptica, la configuración del cielo va cambiando y por lo tanto cambian las predicciones. Se van cumpliendo las viejas, y aparecen otras nuevas. Simultáneamente se van produciendo ciclos de muy variada concepción, como el que vimos de los 21º por los signos mutables, y miles de ellos mas. Poner en marcha esta esfera armilar y hacer predicciones sobre ella requiere de la ayuda de la informática.

Temporada 3 – Programa 15 – Eratóstenes de Cirene y la circunferencia de la Tierra – Radio CEPOAT: El canal de la Historia

La astrología, quizá no pueda llevarse a laboratorio como paraciencia que es, pero eso no significa que no pueda ponerse a prueba. Simplemente hay que tomar nota de las predicciones y ver si se cumplen. Personalmente, y esto es algo subjetivo, muy subjetivo, creo que, en general, una buena predicción astrológica hecha por un astrólogo serio y profesional, acierta bastante, pero esto hay que matizarlo.

Los cientificistas tienen un argumento contra la astrología bastante estúpido. Dicen ellos, que si la astrología fuera cierta, la humanidad se dividiría en 12 categorías perfectamente identificables, una por cada signo del zodiaco. Esto naturalmente, es una estupidez y ya sabemos lo que son los que dicen estupideces. El levantamiento de una carta natal es una foto fija del cielo llena de mil matices e influencias planetarias, de otros astros, de sus aspectos, de las casas, de las tolerancias de los ángulos. Es prácticamente imposible que haya poco mas unos cientos de personas que tengan cartas astrales idénticas, porque estas varían también con la zona geográfica de nacimiento.

La configuración de cielo cambia cada muy pocos minutos, por eso es muy importante saber la hora y los minutos en el que se produce el nacimiento. No se que opinaréis vosotros, pero yo siempre he encontrado que la astrología acierta al cien por cien cuando determina el carácter de las personas. Esto es muy matizable, porque la carta natal es un documento muy complejo, y no hay dos tauros iguales, y hay Aries que no parecen Aries y así todas las combinaciones que podamos imaginar.

Nostradamus: a 455 años de su muerte, esto fue lo que predijo para el 2021 – Prensa Libre

Siempre me ha atraído este tema de la astrología, desde hace muchos años, y siempre he tenido el convencimiento de que hay una verdad dentro de esta ciencia, de este conocimiento. Veo su punto débil en las múltiples interpretaciones que hacen los astrólogos de una misma configuración del cielo, y de la multitud de variantes de la astrología que hay: astrología esotérica, tradicional, mas innovadora,…en fin, hay como muchos tipos de astrología y eso no es bueno, porque debilita su carácter científico. 

Creo que este tema con un solo post se queda algo cojo. Como extensa introducción creo que puede ser suficiente, pero en al futuro añadiré otro con detalles sobre los diferentes tipos de software que utilizo y algo de casuística, aunque eso es difícil de encontrar y no se si será de interés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.